(+54 11 ) 4488-4415 / 7840 / 7838 info@carpeal.com.ar

OBRAS > DESIGN > AEROPUERTO USHUAIA

Ushuahia01
Ushuahia01

Para las fachadas utilizamos el sistema de Piel de Vidrio estructural con todos los accesorios y burletes propios del sistema,
que lograron cumplir con los requisitos de presión y succión de viento sin ningún problema.

Design

Ushuaia – Tierra del Fuego

2012

Para entender esta obra hay que conocer el entorno del aeropuerto. El predio tiene una superficie de aproximadamente 200 ha. y está ubicado en la parte sur de la península de Ushuaia, distante 4 Kms del centro de la ciudad, cuya costa sur es bañada por las aguas del Canal Beagle, la oeste y noroeste por las aguas de la bahía Golondrina y la este y noreste por la propia bahía de Ushuaia.

En publicaciones prestigiosas del turismo fue elegido entre los 15 mejores aeropuertos del mundo tanto por el estilo de su construcción como por la belleza que lo rodea. El articulo destaca que esta terminal “es una construcción encantadora, muy distinta de otras que, por estar en ubicaciones remotas, son edificaciones más parecidas a un búnker que a un aeropuerto”.

El aeropuerto ya había sido galardonado en 2001 por el Museo Nacional de Bellas Artes como una de las obras más importantes de la década. Al igual que la mayoría de las construcciones en Ushuaia, predominan materiales patagonicos, como piedras zonales y una fuerte presencia de madera en todo el interior.

Para las fachadas utilizamos el sistema de Piel de Vidrio estructural con todos los accesorios y burletes propios del sistema, que lograron cumplir con los requisitos de presión y succión de viento sin ningún problema.

Requirió mucho trabajo de ingeniería previa para analizar la fijación de estas fachadas debido a que Tierra del Fuego se encuentra en una zona sísmica y las fachadas no podían estar fijas, sino que debían acompañar el posible movimiento del edificio en caso de que este los tuviera.

Otro gran problema, es la logística por que no existe una vía terrestre directa por territorio argentino y todo exigía pasar por controles aduaneros, los que nos llevo a armar un taller en obra y procesar cerca del 90% de los materiales in situ.

Se organizaban reuniones diarias para verificar el cumplimiento de los plazos porque no podían extenderse más allá de lo planeado, de nosotros dependía que todas las caras del edificio estén cerradas para poder trabajar en el interior e incluso el techo corría un gran riesgo por temor a que el viento embolse la chapa y la desamure de las maderas.

Vientos de 180 km/h constantes y la nieve acumulada o derretida que bajaba por los techos hicieron del montaje una experiencia y un sacrificio único.

Hoy podemos enorgullecernos de haber contribuido a realizar uno de los mejores aeropuertos de mundo.

Estudio: Arquitecto Carlos Ott

Abrir chat
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?